diciembre 26, 2009

¡EXPROPIACIÓN DE LAS TRANSNACIONALES!

¡¡EXPROPIACIÓN DE LAS TRANSNACIONALES
PARA DEFENDER LOS RECURSOS
QUE ASEGUREN LA EXISTENCIA DE NUESTROS PUEBLOS!!

Tras la masacre de Bagua - y aprovechando la tregua de facto que la dirección del movimiento obrero y popular (CGTP, CUT, partidos reformistas) le concede siempre a los gobiernos – el régimen del APRA con sus aliados (Fujimorismo, PPC-Unidad Nacional, UPP) ha proseguido el remate de los recursos del país a los capitales transnacionales, tanto imperialistas como de otras burguesías latinoamericanas.

A la entrega del gas de Camisea, se siguen sumando las concesiones mineras, petroleras, hídricas, forestales y ahora las privatizaciones de puertos y aeropuertos, todo lo cual continuará impidiendo la satisfacción de las necesidades más urgentes de nuestros pueblos. Así tenemos la complicidad del gobierno con la norteamericana Doe Run en La Oroya, la Volcán en Cerro de Pasco, la Southern en Cuajone e Ilo, con la Barrick Misquichilca en el Norte, con Yanacocha en Cajamarca, con Antamina en Áncash.

El episodio más reciente de este escandaloso expolio suscitado en medio de una tremenda corrupción, ha sido la privatización del puerto de Paita en Piura, otorgado a un consorcio con capital mayoritario de la burguesía chilena. Seguidamente - con el fin de tapar este brutal despojo - este gobierno lacayo del imperialismo y de otras clases dominantes latinoamericanas más poderosas, utiliza un caso de espionaje militar para intentar envenenar de chauvinismo, de nacionalismo burgués, la conciencia de las masas productoras, tan explotadas como lo son también las masas trabajadoras del pueblo chileno por su propia burguesía. ¡Son los capitalistas peruanos y su régimen de turno los auténticos “traidores a la patria”, es decir los permanentes saqueadores del pueblo trabajador! ¡El proletariado no tiene más patria ni patrimonio que su lucha clasista y combativa en cualquier lugar del mundo!

La disposición de los explotados hacia el choque frontal contra la burguesía no podrá ser contenida eternamente por las burocracias traidoras, mismas que conducen una y otra vez al movimiento obrero y popular a un “tira y afloja” en sus demandas hacia el gobierno de turno. La burocracia debe ir abandonando la ilusión de que podrá boicotear indefinidamente el ascenso de masas, ya que los explotados tarde o temprano y de forma natural irán generando sus propias direcciones que habrán de barrer con los actuales oportunistas. ¡Forjar una dirección clasista con miras a la construcción del Socialismo!

* Por el fin de las privatizaciones y concesiones
* Por la nacionalización sin pago de todas las empresas privatizadas, bajo control de sus trabajadores
* Por la anulación de los Tratados de Libre Comercio
* Por un salario que cubra la canasta familiar
* Por salud y educación públicas, gratuitas y de calidad
* Por la desaparición de los services
* Por tierra y financiamiento para el campesinado
* Por combustible y servicios públicos a precios populares
* Por el desconocimiento de la Deuda Externa
* Por la ruptura con los gobiernos imperialistas y con el FMI, BM, BID, OMC, APEC


¡ Forjar una Asamblea Popular Nacional
para construir el Poder de las masas trabajadoras!
¡Organizar una Huelga General Indefinida
para tumbar al Gobierno y al Congreso de la burguesía!
¡Construir un partido obrero revolucionario!
¡Gobierno Obrero, Campesino y Popular!



Noviembre 25, 2009

Colectivo Revolución Permanente en el Perú

agosto 09, 2009

Carta Abierta al Partido de los Trabajadores de la Ciudad y el Campo

CARTA ABIERTA A LA MILITANCIA
Y LA DIRIGENCIA DEL PTCC


Estimados compañeros:

La defensa de “la Nación”

Desde que hiciera pública aparición el “Movimiento por un Partido de la Clase Trabajadora de la Ciudad y el Campo”, hoy PTCC, la organización ha apelado reiteradamente en sus planteamientos a una concepción de “unidad nacional”. El mismo Manifiesto fundacional del partido se posiciona por la preservación del “Perú como nación”, y se dirige a los “partidos que se reclaman de la independencia de la nación”, como concreción de lo que se conoce como la teoría del “frente único antiimperialista”.

Estos planteamientos rompen con el principio clasista básico de la independencia política del proletariado y atan el destino de los explotados a un ala de la clase opresora que ha creado y dominado el estado peruano durante 188 años. Concretamente confunden los intereses de las masas con los de una pequeña fracción nacionalista de la burguesía, expresada hoy en el discurso del Partido Nacionalista. El PNP recurre a esa misma “unidad” interclasista, lógicamente pretendiendo que las masas se coloquen a la cola de un sector de la burguesía que pretende la reforma del Estado capitalista en el Perú.
Compañeros, si la intención es dotar al PTCC de una línea clasista tanto en discurso como en acción, siempre debe apelarse a la Unidad de los Trabajadores (basada en la alianza obrero - campesina), a su independencia política y a la unidad de todo el pueblo oprimido por el sistema capitalista (incluyendo a los pueblos quechuas, aymaras y etnias amazónicas), de lo contrario las concepciones del partido se convierten en nacionalistas y no en socialistas. Los únicos verdaderos antiimperialistas seremos siempre los trabajadores combativos, y no las organizaciones nacionalistas de otras clases, que pretenden negociar con el imperialismo una mayor tajada en la explotación de nuestro pueblo.

Asamblea Constituyente, Vacancia Presidencial y Asamblea Popular Nacional

El PTCC ha asumido formalmente como suyas las demandas: “Por una Asamblea Constituyente Soberana” y “Vacancia presidencial”, sin aclarar ante la militancia cuál es el trasfondo programático de clase que las sustenta.

Ambas demandas no cuestionan en nada el orden burgués, más aún lo sostienen justamente cuando las masas han demostrado su creciente disposición de lucha: las huelgas indefinidas en Moquegua, Canchis, Andahuaylas, Chumbivilcas, La Oroya, el levantamiento amazónico, recientemente nos han dado una valiosa lección en ese sentido.

Una “Asamblea Constituyente Soberana” tendría validez para los trabajadores siempre y cuando se alce como un órgano legislativo independiente de la burguesía, imponiéndose sobre quienes hoy administran los poderes de este Estado (por eso sería Soberana). La agitación de esa consigna sería progresista en una situación política completamente distinta, donde esté en juego remontar circunstancias históricas especialmente adversas para el movimiento popular (como el actual caso de Irán), con el objetivo de generar conciencia en las masas sobre sus condiciones de vida. Pero en el Perú está planteada la lucha por el surgimiento de órganos efectivos de poder proletario. Hay que impulsar la convocatoria de Asambleas Populares como parte de la construcción de una Asamblea Popular Nacional que persiga, no la revocatoria del Presidente, sino la caída del gobierno reaccionario y su reemplazo por un gobierno obrero y popular. La Asamblea Popular Nacional es una demanda programática fundamental que el PTCC está sustituyendo por la línea de la Coordinadora Político Social.

No nos engañemos compañeros, la “Asamblea Constituyente” propuesta por el nacionalismo humalista - y todo su séquito de falsos partidos socialistas agrupados en la CPS y el “Frente Nacional por la Vida y la Soberanía” - lo que proponen es una legislatura constituyente burguesa que reedite la Carta de 1979.

También resulta evidente que la verdadera intención de la propuesta de vacancia presidencial es adelantar las elecciones presidenciales. Aunque esta circunstancia es bastante improbable, aún si el caso se presentase sólo cabría esperar dos opciones: un nuevo gobierno absolutamente lacayo al imperialismo o el triunfo del candidato nacionalista burgués en coalición con la alta burocracia sindical traidora a los intereses de las masas.

Queda claro compañeros que ambas demandas, Asamblea Constituyente y Vacancia Presidencial, además de ser inservibles para el propósito para el que fue creado el PTCC: “Construir el poder de los trabajadores”, desorientan mucho a todo el movimiento popular, justamente cuando comienza a dar signos de radicalización.

5 de agosto de 2009

COLECTIVO REVOLUCIÓN PERMANENTE EN EL PERÚ

julio 22, 2009

Por una Huelga General Indefinida

Bagua, Canchis, Andahuaylas
La Oroya, Chumbivilcas:
la Huelga Indefinida es el camino

Durante casi 20 años, la dictadura de Fujimori y los gobiernos de Paniagua, Toledo y Alan García, sirviendo como agentes de los imperialismos de EEUU, Canadá, Europa, Japón y Australia, han entregado el país a las transnacionales financieras, mineras, petroleras, telecomunicadoras, etc, así como para beneficio de sus lacayos de la burguesía peruana.

Al mismo tiempo, el movimiento obrero y popular enfrentó la ofensiva capitalista neoliberal, reconstituyéndose primero en la resistencia y luego en condiciones de ascensos de las luchas de masas. En esa vía, no sólo desarticuló y derrotó a la dictadura fujimorista, sino que estranguló al gobierno de Toledo. Si Toledo no cayó reemplazado por un gobierno que surgiera de los explotados, fue a causa del sostén que le brindaron todas las fuerzas burguesas y pequeño-burguesas hasta el último instante, junto a la interesada lealtad demostrada por las burocracias reformistas, sindicales y políticas, a la seudo-democracia de la clase dominante.

Ahora han transcurrido tres años bajo un régimen de pacto entre el APRA, el Fujimorismo y Unidad Nacional, con el apoyo de UPP y el toledismo. Años que se inauguraron con asesinatos de pobladores de Abancay y continuaron con masacres en Ayacucho, Bagua, Cusco. En todo este tiempo el pueblo trabajador se ha movilizado y ha paralizado una y otra vez en zonas del Norte, Centro, Sur y Oriente, más allá de la propia voluntad de las cúpulas oportunistas. Mientras tanto, las direcciones de la CGTP, la CUT y las organizaciones campesinas, sólo atinaron a convocar protestas y paros de un día o dos, como si a la burguesía se la pudiera derrotar con actos eventuales y aislados.

Pero las últimas luchas populares en Bagua, Canchis, Andahuaylas, Yauli, Chumbivilcas, demuestran que las masas aprenden y rebasan a los aparatos manipuladores que sólo especulan con sus próximas candidaturas de contubernio izquierdista – burgués (PC - Patria Roja - Partido Nacionalista…). Los trabajadores urbanos y rurales, mineros, maestros, independientes, campesinos, indígenas, se lanzan a la huelga indefinida para combatir de igual a igual a la burguesía. Ese es el camino: la Huelga General Indefinida para reemplazar a este régimen por un gobierno de las organizaciones de los explotados.

* Por la anulación de los Tratados de Libre Comercio
* Por el fin de las privatizaciones y concesiones
* Por la nacionalización sin pago de las empresas privatizadas, bajo control de sus trabajadores
* Por un salario que cubra la canasta familiar
* Por salud y educación públicas, gratuitas y de calidad
* Por la desaparición de los services
* Por tierra y financiamiento para el campesinado
* Por combustible y servicios públicos a precios populares
* Por el desconocimiento de la Deuda Externa
* Por la ruptura con los gobiernos imperialistas, con el FMI, BM, BID, OMC, APEC

¡Fuera el Gobierno, el Congreso y el Poder Judicial!
¡Huelga General Indefinida!
¡Asamblea Popular Nacional para construir el poder proletario!
¡Por un partido obrero revolucionario
y un Gobierno Obrero, Campesino y Popular!

Julio 8, 2009

Colectivo Revolución Permanente en el Perú

mayo 27, 2009

Asamblea Popular Nacional y Huelga General Indefinida

ORGANICEMOS UNA ASAMBLEA POPULAR NACIONAL
Y UNA HUELGA GENERAL INDEFINIDA

El gobierno pro-imperialista del APRA, sostenido por el Fujimorismo, Unidad Nacional y los rezagos upepistas y toledistas, ha sido enfrentado resueltamente por los explotados desde su inicio. De hecho, siete meses han transcurrido desde el último momento de confluencia de las luchas obreras, médicas, docentes, estudiantiles, regionales, campesinas, amazónicas. Pero ha sido la nueva huelga indefinida de los pueblos amazónicos la que ha puesto otra vez sobre la mesa las agudas contradicciones entre los trabajadores y el Estado de la burguesía peruana.

Sin embargo, durante todos estos meses, la dirección del movimiento obrero y popular, es decir la cúpula de la CGTP, se ha dedicado con ciega persistencia a abandonar la lucha, permitir una inmensa ola de despidos y aceptar todas las mecidas perpetradas por el gobierno. Y ahora, con otra repetitiva protesta nacional de un solo día, intenta salvar la responsabilidad de no haber conducido a los trabajadores de las ciudades y del campo a la unidad y la conquista de sus reivindicaciones.

Como en las últimas huelgas de los gremios obreros, de los maestros del Sutep y de algunas regiones y provincias, las bases decididas y esta vez los pueblos amazónicos han señalado el camino: huelga indefinida, y no más protestas infructuosas de un día (ni más paros regionales o nacionales de un día o dos), sino la acción general y combativa hasta alcanzar los objetivos que se traza la vanguardia de las masas.


La burocracia sindical y los partidos reformistas,
a los pies del nacionalismo burgués

La razón del abandono de las luchas por la burocracia de la CGTP y de los sindicatos más importantes, nos la repiten estos mismos estamentos todos los días: lo importante no sería el combate obrero y popular, sino los preparativos electoralistas para alcanzar puestos en el Estado de la burguesía en 2010-2011. Como dice el conocido slogan de la llamada Izquierda (PC – Patria Roja/MNI – PS y otros), una “gran unidad para un gran cambio”. En concreto, esto no significa por supuesto la unidad de todos los trabajadores contra la clase dominante (un frente único proletario), sino la unidad con el Partido Nacionalista burgués de Ollanta Humala, la postración ante este partido caudillista dirigido y financiado por altos militares y capitalistas, bajo el nombre de “Coordinadora Político Social” (CPS). La burocracia sindical y los partidos que siempre traicionaron las luchas, le prometen a Humala, un represor antipopular desde los años ’90, que llevarán a los trabajadores a votar por él y su gente, así como en el pasado llamaron a votar por Fujimori (1990) y por Toledo (2000-2001). Una vez más, los turbios intereses políticos de esas dirigencias pro-capitalistas van en sentido contrario a la independencia política de clase que necesitamos para alcanzar nuestras conquistas.


La unidad se forja para construir el poder de los trabajadores:
por una Asamblea Popular Nacional, clasista y revolucionaria

Sin conseguir la unidad orgánica de las filas obreras, campesinas, de trabajadores independientes, de estudiantes y desocupados, nunca podremos amenazar seriamente el poder de la clase dominante y de sus instituciones como el Gobierno, el Congreso, el Poder Judicial, el Ejército y la Policía, que nos mantienen en la explotación y la represión. Por eso es imprescindible la organización de una Asamblea que represente a todo el proletariado de las ciudades y del campo.

En noviembre pasado, la dirección de la CGTP anunció la próxima convocatoria a una “Asamblea Nacional de los Pueblos”, pero de inmediato quedó claro que ésta no sería un organismo representativo de los pueblos en lucha y con un funcionamiento democrático, sino un membrete más para los apetitos electorales de las eternas cúpulas políticas oportunistas. No será una unidad clasista real y para el combate contra el sistema, sino un nuevo contubernio para el sostenimiento de la seudo-democracia que padecemos.

Si los trabajadores queremos derrotar históricamente a la burguesía, levantemos una Asamblea Popular Nacional de todos los oprimidos. Un organismo que defienda una plataforma que recoja las necesidades más urgentes de las masas, y al mismo tiempo nos permita luchar por nuestro poder, por una revolución socialista y un Estado de los Trabajadores.


¡Viva la lucha de los pueblos amazónicos!
¡Huelga General Indefinida para terminar con el Gobierno pro-imperialista!
¡Asamblea Popular Nacional para construir el poder proletario!
¡Por un partido obrero revolucionario y un Gobierno Obrero y Campesino!
Mayo 25, 2009

Colectivo Revolución Permanente en el Perúrevolucionpermanente.rp@gmail.com

*****

Plataforma de Luchapara una Huelga General Indefinida
y una Asamblea Popular Nacional

1. No más privatizaciones ni concesiones.
2. Anulación de los Tratados de Libre Comercio con EEUU, China y otros países.
3. Salario que cubra la canasta familiar.
4. Servicios públicos y combustibles a precios populares.
5. Nacionalización sin pago de las empresas privatizadas, bajo control de sus trabajadores.
6. Control directo de todas las empresas estatales por sus trabajadores.
7. Estatización de todo el comercio exterior del país.
8. Expropiación de las transnacionales, de la banca y de la gran empresa.
9. Desaparición de los services.
10. Completa estabilidad laboral. Nombramiento de todos los contratados y reposición de todos los despedidos.
11. Plan general de obras públicas para un pleno empleo de calidad y acceso universal a la vivienda.
12. Salud y educación públicas, gratuitas y de calidad, bajo control de las organizaciones populares.
13. Tierra y financiamiento para el campesinado.
14. Desconocimiento de la deuda externa.
15. Ruptura con los gobiernos imperialistas, con el FMI, el Banco Mundial, el BID, la OMC, la APEC.

mayo 05, 2009

1 de mayo 2009: ¡Poder de los Trabajadores!

Ante la crisis mundial del capitalismo
¡Proletarios de todos los países, uníos!
¡Revolución Socialista!
¡Poder de los trabajadores!

Del “fin de la historia” al hundimiento del capitalismo mundial

Hace 20 años, los partidos reaccionarios y los ideólogos burgueses triunfaban. Anunciaban la quiebra definitiva del comunismo e incluso el fin de la historia, basándose en las derrotas inflingidas al proletariado mundial: fracaso de la huelga de los mineros británicos, privatizaciones de las empresas públicas, despidos en masa en los países pobres, reunificación burguesa de Alemania, implosión de la URSS, inicios de la adopción del capitalismo por China...

Por entonces, la ola revolucionaria mundial de finales de los 60 y de los años 70 - que amenazó a las burguesías de los países imperialistas, a las de los países capitalistas dominados y a las burocracias de los países en que se expropió al capital – había retrocedido, desviada por la social-democracia, el estalinismo y el nacionalismo pequeño-burgués. Pero la elevación de la tasa de explotación en los centros imperialistas, la reintroducción de Europa del Este, Rusia, China y Vietnam en la economía capitalista mundial tras la restauración del capitalismo por las burocracias estalinistas, y la abundancia de liquidez proporcionada por los Bancos Centrales, sólo proporcionó una prórroga al sistema en declive. Su fragilidad se ha revelado en las incesantes crisis monetarias, bancarias y económicas. Las contradicciones estallaron en junio del 2008, en forma de una crisis bancaria en el centro de la economía mundial, los Estados Unidos, para desembocar en una crisis sin precedentes desde la de 1929.

Las necesidades elementales de la humanidad no se satisfacen, sin embargo en el marco del modo de producción capitalista hay repentinamente demasiadas mercancías, demasiados medios de producción, demasiados productores... De aquí al 2010, el número de desocupados podría ser de 25 millones, sin contar el de "mingongs" de China (20 millones de obreros sin derechos retornan a sus pueblos de origen sin ser tomados en cuenta en las estadísticas del Estado chino). Según el Presidente del Banco Mundial, "200.000 a 400.000 lactantes podrían morir cada año". El índice máximo de 1000 millones de personas subalimentadas sería superado ampliamente el 2009.


De la crisis capitalista no se salva ningún país
El comercio mundial cae a ritmos más acelerados que en 1929-1930: disminuiría un 13,2% en 2009. El 22 de abril el Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró que la producción mundial descendería un 1,3% el 2009, y evalúa el costo de la crisis económica mundial en la suma increíble de 4.054 millones de dólares.

Los países dominados, en particular los más pobres, sufren duramente la depresión por la reducción combinada de sus exportaciones, de las transferencias de rentas de los emigrantes y de la caída de las inversiones extranjeras. Los "países emergentes" y los estados de Europa Central que se han integrado a la Unión Europea, están especialmente afectados y acuden al FMI. La reducción del precio del petróleo y del gas perjudica particularmente a Rusia. Dimitri Medvedev anunció un plan de 44 mil millones de rublos (mil millones de euros) para estimular la economía rusa, poniendo en marcha proyectos de infraestructura, mientras los despidos se multiplican a un ritmo exasperante. En China, el desempleo, típico mal del capitalismo, toma proporciones aún más considerables. Hu Jintao también recurrió a las recetas del economista burgués Keynes, es decir a las reducciones de tipos de interés del Banco Central de China y a un "plan de reactivación" de 1600 millones de euros (que implica un déficit presupuestario). Estas medidas tienen por objeto preservar un crecimiento del 6%, la cifra más baja desde 1992.

Según la OCDE que los agrupa, los países avanzados están "en medio de la recesión más profunda y más extensa en más de cincuenta años". La OCDE prevé una caída del 4,3 % del PIB en los 30 países más ricos para el 2009, comenzando por los Estados Unidos que caería alrededor de un 4% este año; en el primer trimestre del 2009 los beneficios cayeron el 37 %, la peor caída desde los años 30. El imperialismo alemán está también fuertemente tocado, con una previsión de -5,3 %. Las previsiones para Gran Bretaña, Francia e Italia son apenas mejores (respectivamente -3,7 %, -3,3 %, -4,3 %). La economía japonesa retrocedería por su parte un 6,6 %...


El G20: ¡cada quien para sí mismo!
Los Estados capitalistas, por naturaleza, son incapaces de entenderse entre sí. Son la encarnación de burguesías nacionales que están en competencia unas con otras para explotar al proletariado mundial. Ante la crisis, cada Estado intenta favorecer a su burguesía en detrimento de las otras, al mismo tiempo que la economía capitalista se internacionaliza más que nunca, que cada economía depende de las demás mediante las importaciones y exportaciones, que todas las grandes empresas (e incluso gran parte de las medianas) se han convertido en "multinacionales". Muchos Estados recurren a medidas proteccionistas que finalmente profundizan la depresión. Adoptan "planes de reactivación" nacionales: 34 mil millones de euros en Francia, 100 mil millones en Alemania, 590 mil millones en Japón, 627 mil millones en Estados Unidos, 465 mil millones y 1.162 millones en China...

En la última reunión del G20 en Londres a principios de abril, Obama admitía: "no vamos a ponernos de acuerdo sobre todos los puntos". Eso refleja el debilitamiento del principal imperialismo, ya que Estados Unidos, conservando al mismo tiempo una supremacía militar que utilizan al máximo, perdió la hegemonía económica que ostentaba inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se reveló capaz de reconstruir las economías capitalistas de Japón y Europa del Oeste, instaurando al mismo tiempo un sistema monetario internacional, relativamente estable, basado en el dólar.

China, que oculta mal su vocación de convertirse en potencia imperialista, declaró que era necesario poner fin al rol del dólar norteamericano en el intercambio mundial. Los imperialismos alemán y francés, representados por Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy, se opusieron de manera diplomática al imperialismo norteamericano alzado en hombros por el imperialismo británico. Mientras que Obama, fielmente apoyado por Brown, desea un esfuerzo superior de reactivación de Alemania - primer exportador del mundo-, Sarkozy y Merkel abogan por una "mejor regulación de las finanzas" en detrimento de las plazas financieras de Nueva Cork y Londres; lo que en ambos casos equivale a pretender establecer las mejores condiciones para la acumulación de capital.


Militarismo, opresión nacional, clericalismo…

Esa reunión inter-imperialista movilizó a 2.500 policías, costó incluso la vida a un transeúnte y se detuvo a miles de personas durante horas sin ninguna acusación. Es que la burguesía es una clase retrógrada desde hace mucho tiempo en la historia: por todas partes las fuerzas de represión e intervención son pertrechadas para el período de crisis, se coartan las libertades democráticas, las clases explotadoras recurren cada vez más al nacionalismo y al clericalismo, en contra de los derechos de las mujeres, de los jóvenes, de las minorías nacionales, de los inmigrantes, de los homosexuales y de las minorías religiosas.

La violencia capitalista no ha cesado con la crisis, al contrario. Obama ha previsto reclutar 100.000 policías, mantener el embargo contra Cuba y aumentar las tropas de ocupación en Afganistán, reclamando ayuda a sus aliados de la OTAN; ayuda que todos prometen y que ninguno no parece dispuesto a conceder en la práctica. El islamismo, impulsado antes por Estados Unidos contra la revolución y contra la URSS, y del que Al Qaeda es un producto, se vuelve contra ellos también en Pakistán, un Estado basado desde su origen en la religión y amenazado por una nueva desmembración. El Gobierno de Rusia impulsa el cristianismo como religión de Estado, mantiene su garra sobre Chechenia y presiona a muchos de los Estados vecinos. El poder en China tolera una fantástica regresión de la condición de las mujeres, mantiene una opresión policial salvaje y pisotea los derechos de las minorías nacionales. El Gobierno de Sri Lanka consigue actualmente la reunificación de la isla mediante la violencia militar, lacerando a la minoría tamil. A principios del año, Israel, no contento con proseguir la colonización de Cisjordania y Jerusalén, bombardeó y luego invadió la Franja de Gaza, con la complicidad de las potencias imperialistas, de Egipto e incluso de la propia Autoridad Palestina. Al mismo tiempo, una fracción ultraderechista y racista caucásica de la burguesía boliviana, amenaza con la secesión del país.


Por la revolución permanente, por una Internacional obrera revolucionaria

Los trabajadores de las ciudades y del campo resisten contra los terratenientes y contra una burguesía capitalista que pasa a ser, acogotada por la crisis económica, cada vez más agresiva. Pero en muchos países, los sindicatos independientes del Estado burgués están prohibidos y los trabajadores no disponemos de partido que nos represente. Allí donde existen, las organizaciones de la clase obrera, partidos y sindicatos, están demasiado a menudo vinculadas a la burguesía para servirnos eficazmente. Además, al defender a la burguesía del país - enfrentada a su vez a otras burguesías - los aparatos reformistas dividen las filas del proletariado, dividiendo también a los trabajadores según las fronteras de los países, y según sean inmigrantes o de minorías nacionales.
La lucha consecuente contra los resultados desastrosos de la crisis capitalista mundial (y contra las amenazas crecientes de restauración capitalista en Cuba) imponen el frente único de los trabajadores contra la colaboración de clases impuesta por las direcciones oportunistas y claudicantes; la creación de organismos democráticos de poder obreros y populares (soviets, consejos, asambleas populares, shoras...); la construcción de una Internacional obrera revolucionaria de funcionamiento democrático, que se exprese en cada país en un partido obrero revolucionario basado en las enseñanzas de Marx, Engels, Luxemburgo, Lenin y Trotsky. Sin tales partidos, capaces de movilizar toda la fuerza de la clase obrera y de sus aliados (campesinos pobres, estudiantes, desocupados, etnias oprimidas...), los trabajadores sólo obtendrán victorias parciales y temporales o sufrirán derrotas, debido a la previsible traición de las direcciones nacionalistas pequeñoburguesas y reformistas, ayudadas por los centristas.

Únicamente tal partido, comunista e internacionalista, será capaz de armar a las masas para tomar el poder. Sólo un Gobierno Obrero (o un Gobierno Obrero y Campesino) está en condiciones de adoptar las medidas políticas y económicas necesarias para responder a las necesidades de las masas administrando los recursos proporcionados por la naturaleza, de expropiar a los expropiadores, de conducir la transición hacia el socialismo que sólo será definitiva con la victoria de la revolución en los países más adelantados.


¡Cierre de todas las bases militares imperialistas,
empezando por la de Guantánamo!
¡Evacuación inmediata de todas las tropas imperialistas
de Irak, Afganistán, Líbano, Chad, Kosovo...!
¡Derogación de todas las leyes contra las huelgas, los sindicatos,
los inmigrantes, los partidos de trabajadores!
¡Autoorganización de las trabajadoras y los trabajadores!
¡Huelga General contra las burguesías y sus Estados!
¡Expropiación de los latifundios, de los bancos,
de los grandes grupos capitalistas nacionales y extranjeros!
¡Gobierno Obrero y Campesino!
¡República Mundial de los Consejos Obreros!



1 de mayo de 2009

Colectivo Revolución Permanente
Grupo Lucha de Clase (Austria)

c_revolucionpermanente@yahoo.es
http://www.revolution-socialiste.info/CoReP.htm

PROGRAMA REVOLUCIONARIO DE ACCIÓN - ENERO 2009

CONTRA EL IMPERIALISMO, CONTRA TODAS LAS ORGANIZACIONES DE LA CLASE DOMINANTE, CONTRA LAS BUROCRACIAS SINDICALES Y CONTRA EL IZQUIERDISMO REFORMISTA PROCAPITALISTA

¡CONSTRUIR EL PODER DE TODOS LOS TRABAJADORES
PARA DERRIBAR AL GOBIERNO,
AL CONGRESO Y AL PODER JUDICIAL!
¡POR UNA ASAMBLEA POPULAR NACIONAL
Y UN GOBIERNO OBRERO, CAMPESINO Y POPULAR!


PROGRAMA REVOLUCIONARIO DE ACCIÓN

1. Para que el imperialismo no siga sangrando permanentemente a nuestro pueblo con miles de millones de dólares que pagan los explotados con su trabajo cotidiano: Desconocimiento de la deuda externa.

2. Para quebrar la sumisión ante imperialismo y ante sus lacayos burgueses: Ruptura con la OEA, el FMI, el Banco Mundial, el BID, la OMC y el APEC. Ni Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos, China y otros países, ni bloques económicos de las burguesías sudamericanas (CAN, MERCOSUR, ALBA).

3. Para impedir que el imperialismo continúe saqueando el país y expoliando a los trabajadores: Expropiación de las empresas imperialistas.

4. Para detener el aumento del desempleo y el encarecimiento de los servicios públicos: Alto a las privatizaciones y concesiones. Re-estatizacion sin pago y bajo control de los trabajadores, de las empresas privatizadas.

5. Para establecer la base de una economía en beneficio de la clase obrera y el pueblo: Estatización sin pago, y bajo control de los trabajadores, de la banca y la gran empresa. Control obrero sobre la producción de todas las empresas.

6. Para que la clase dominante no amase gigantescas fortunas traficando internacionalmente con lo producido por las masas trabajadoras: Estatización del comercio exterior.

7. Para acabar con el empobrecimiento generalizado y la miseria: Salario mínimo que cubra la canasta familiar: S/. 2000. Aumento general y proporcional de sueldos y pensiones menores de S/. 2.500. Homologación de remuneraciones y beneficios de todos los empleados públicos para terminar con los privilegios y las planillas doradas.

8. Para terminar con la demagogia politiquera sobre la supuesta creación de puestos de trabajo: Plan general de obras publicas para un pleno empleo de calidad.

9. Para conquistar y reconquistar derechos fundamentales de los trabajadores: Completa estabilidad laboral. Negociación colectiva. Nombramiento de los contratados y reposición de los despedidos. Eliminación de los services. Jubilación a los 55 años. Vigencia de todos los derechos sindicales.

10. Para mejorar las condiciones de salud y educación para el pueblo: Seguro Social completo y universal. Eliminación de las AFP. Salud y Educación completamente públicas, gratuitas y de calidad, bajo control de las organizaciones populares. Un 12% del PBI para Salud y un 12% para Educación. Gobierno triestamental con mayoria estudiantil en las universidades.

11. Para empezar a solucionar el dramático problema de vivienda: Plan masivo de construcción y acceso automático a la vivienda, amortizada según las reales posibilidades del pueblo.

12. Para garantizar un acceso masivo a la movilidad: Petróleo y combustibles a precios populares. Transporte urbano estatal con tarifas mínimas y medio pasaje juvenil hasta los 25 años.

13. Para mejorar en general nuestras condiciones de vida: Tarifas mínimas en electricidad, agua, teléfono y todos los servicios públicos, bajo control obrero y popular.

14. Para soldar la alianza de la clase obrera con el campesinado en el movimiento popular: Defensa irrestricta de los cultivos de hoja de coca. Tierra, financiamiento sin usura y asistencia técnica gratuita para el campesino. Colectivización de la gran propiedad rural.

15. Para que el Estado burgués no sobrelleve su crisis a costa del nivel de vida de las masas: Ningún nuevo impuesto contra el pueblo. Exoneración de impuestos y condonación de deudas para los trabajadores, el microcomercio y la microproducción.

16. Para restituir sus derechos a los pueblos de las Regiones: Descentralización real, con canon y soberanía económica de acuerdo a las necesidades de la población, todo bajo la conducción de las organizaciones populares.

17. Para terminar con el parasitismo antidemocrático de la oficialidad militar burguesa: Eliminación del presupuesto de las FFAA y Fuerzas Policiales represivas. Fin de los millonarios despilfarros en armamento.

18. Para terminar con el parasitismo antidemocrático del clero: Eliminación de los privilegios económicos de la Iglesia Católica y de su jerarquía. Expropiación de sus propiedades para usufructo popular.

19. Para acabar con la burocracia sindical conciliadora y traidora, y contar con dirigentes que luchen consecuentemente por los grandes objetivos de todos los trabajadores: Desburocratizar la CGTP. No a la participación en el Acuerdo Nacional de la burguesía. Levantar una nueva dirección sindical clasista revolucionaria. Organizar una única Central sindical de masas sobre la base de la CGTP y la CUT.

20. Para unir a los explotados en organismos verdaderamente representativos que se vayan convirtiendo en el nuevo poder proletario: Impulsar Asambleas Populares, con delegados elegidos y revocables en cualquier momento por las bases. Centralizar las Asambleas en una Asamblea Popular Nacional para construir y asumir el poder, derribar la seudodemocracia burguesa e imponer el Estado y la democracia de los trabajadores.

21. Para defender las movilizaciones combativas de los oprimidos de la represión del Estado burgués: Organizar los destacamentos de Autodefensa de Masas, que luego se conviertan en Milicias Obreras y Campesinas. Exigir la libertad incondicional para todos los detenidos y presos políticos. Por la eliminación del Ejército y la Policía burgueses mediante la toma del poder.

22. Para que el pueblo se administre justicia a sí mismo, e impida la impunidad que persiste en la represión y en todos los delitos y crímenes de la burguesía: Crear Tribunales Populares realmente representativos, con miembros elegidos y revocables en las Asambleas Populares.

23. Para establecer un gobierno que nos represente verdaderamente a los trabajadores, que expropie a los imperialismos, a las burguesías extranjeras y a la burguesía peruana, encabezando un Estado de los Trabajadores: Fuera el Gobierno, el Congreso y el Poder Judicial. Huelga General Indefinida. Luchar por un Gobierno Obrero, Campesino y Popular.

24. Para generar una nueva dirección política de los trabajadores; para deslindar con el oportunismo de las organizaciones reformistas, que atan a las masas a los intereses de cualquier sector de la burguesía mediante su política de conciliación de clases en “frentes populares, progresistas y de izquierda"; y para asegurar el triunfo histórico de los trabajadores sobre la clase dominante, en éste y en todos los países: Construir un partido obrero revolucionario, leninista - trotskista, que sea sección de una Internacional obrera revolucionaria - partido mundial de la revolución socialista.

25. Para derrotar a todos los imperialismos, enemigos fundamentales de la Humanidad: Fuera tropas imperialistas de Irak, de Afganistán, de Medio Oriente, de Bosnia, Kosovo, Chad, Costa de Marfil, Haití, Georgia y de todos los países semicoloniales. Cierre de todas las bases imperialistas, empezando por la de Guantánamo. Combatir a la ONU, cónclave de los amos imperialistas. Derecho de autodeterminación nacional para los pueblos oprimidos y colonizados. Destrucción del Estado sionista de Israel y creación de una Palestina laica, multiétnica y socialista. Por una Federación Socialista de América Latina. Por la Revolución Socialista Mundial.


Enero 2009

Colectivo Revolución Permanente en el Perú

Por el camino de Lenin y Trotsky
NUESTRA TAREA: DERRIBAR EL CAPITALISMO
NUESTRO OBJETIVO: EL SOCIALISMO
NUESTRA ESTRATEGIA: LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL
revolucionpermanenterp@gmail.com