julio 13, 2007

Carátulas Hojas Lucha Marxista 12, 11, 10 y 9






11 de Julio 2007

A este régimen Apro-fuji-lourdista hay que
derrotarlo con la alianza obrera y popular

¡Alto a la represión policial y militar!

¡Huelga General Indefinida contra el TLC!

¡Asambleas Populares para una Asamblea Popular Nacional!

Los trabajadores de la mayor parte del país han vuelto al combate contra la clase dominante y su gobierno. Como era de esperarse, las mentiras electorales del APRA acerca de acabar con los Services, eliminar la renta básica telefónica, renegociar el TLC, terminar con la Constitución fujimorista, etc, han agotado la paciencia de las masas, que ven pasar frente a sí los millones acumulados por los capitalistas y las distintas instancias centrales y regionales del Estado, sin poder beneficiarse de semejantes sumas a pesar de haberlas producido con su trabajo diario.

El caso más grave es la inminencia de la aplicación del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, que junto a la escalada de privatizaciones y concesiones iniciada por Fujimori, continuada por Toledo y mantenida por García, constituye la total entrega a las empresas imperialistas, y al gran capital extranjero y nacional, de todas las fuentes naturales e industriales de riqueza que deberían servir para solucionar la crítica situación de desempleo y miseria vivida por millones de trabajadores y sus familias.

En los últimos meses, la vanguardia de los trabajadores y en general la población de las regiones más golpeadas, ha decidido reanudar su enfrentamiento con la burguesía. Como resultado de la presión ejercida por las bases, las dirigencias se han visto obligadas a convocar Paros Regionales y huelgas por sectores; Paros de 24 o 48 horas que nunca han resultado eficaces para derrotar las medidas antipopulares de los gobiernos, y huelgas sectoriales aisladas que son fáciles de estrangular por las patronales y su Estado. Ahí tenemos los ejemplos de la Huelga minera de abril y de las decenas de Paros Regionales de los últimos años; luchas convocadas y desactivadas por las burocracias sindicales con un ánimo simbólico, únicamente testimonial, “preventivo” como les llaman, pero sin ningún interés real de derrotar políticamente al enemigo de clase.

Ante la agudización de la lucha de clases, y teniendo como principal objetivo impedir la aplicación del TLC (que también amenaza en este momento a los pueblos de Colombia, Panamá y Costa Rica), la única medida que puede hacer retroceder al imperialismo y al régimen lacayo del APRA-Fujimorismo-Unidad Nacional, es la HUELGA GENERAL INDEFINIDA por las grandes reivindicaciones de las masas, entre ellas: Expropiar las saqueadoras empresas imperialistas, re-estatizar sin pago las empresas privatizadas y desconocer la deuda externa. Sólo con una acción de tal envergadura tendremos posibilidad de vencer a las transnacionales, a los gobiernos imperialistas de Norteamérica, Europa y Japón, y a la burguesía peruana y sus partidos.

Las luchas más recientes están mostrando un hecho de gran trascendencia. El regreso de escalones fundamentales de la clase obrera a la batalla frontal, como el proletariado minero. Una Huelga General Indefinida debe imperiosamente tener en la clase obrera a su más resuelta dirección, como la clase que está en capacidad de romper el espinazo económico, político y represivo del orden burgués. En el curso de la lucha, la clase obrera y el conjunto de los trabajadores tienen ante sí al menos dos tareas ineludibles: democratizar, des-burocratizar la CGTP, para crear una gran Central de Masas con una dirección revolucionaria, convocar Asambleas Populares en la perspectiva de una Asamblea Popular Nacional que forje nuestro poder, y construir un partido revolucionario para arrebatarle el poder a los explotadores. Sólo por este camino podemos aspirar a reales posibilidades de victoria. Sólo así podremos conquistar una República de Trabajadores.

11 de julio de 2007

COLECTIVO REVOLUCIÓN PERMANENTE EN EL PERÚ


julio 03, 2007

CON LOS MINEROS PERUANOS

Junto a los trabajadores de la educación, de la salud, de construcción civil, a los campesinos y los pueblos de distintas regiones del país, el proletariado minero peruano ha vuelto a la lucha en las últimas semanas.

En los yacimientos cupríferos de Toquepala, Cuajone y la refinería de Ilo, región de Moquegua, los obreros de la multinacional mexicana Southern Perú han entrado ya dos veces en Huelga Indefinida desde abril. También en el mismo período los mineros de la Shougang Hierro Perú, de capitales chinos, se enfrentaron con la patronal y la policía en el yacimiento de Marcona, región de Ica. Como resultado de esta lucha, Ronnie Cueto, Secretario General del Sindicato, se encuentra detenido ya cerca de tres meses. En este momento, los mineros de Casaplaca, en el centro del país, mantienen el bloqueo de la Carretera Central como parte de su Huelga Indefinida contra la familia Gubbins, propietaria de la compañía minera concesionaria del yacimiento. La represión se ha cobrado hasta el momento la vida de dos mineros.

La clase obrera minera, como los más vastos sectores de trabajadores en el Perú, sobrevive con salarios paupérrimos y un estado de tercerización del empleo mediante “Services”. Miles de estas empresas subcontratistas proveen de mano de obra barata al capital nacional y transnacional. En este estado de ataques a los derechos laborales, los trabajadores permanecen en el precario régimen de contratados fuera de planilla, sufren jornadas de más de doce horas, despidos ilegales, no reconocimiento de sus sindicatos, y más continuos abusos por parte de empresas que además son causantes de irreversibles daños medioambientales, denunciados reiteradamente por las comunidades campesinas de la zona. Al mismo tiempo, los capitalistas mineros disfrutan de tasas de ganancia extraordinarias para su sector económico.

¡Fin de la represión policial y militar contra los mineros y las masas trabajadoras en lucha!

¡Organizar y fortalecer la Autodefensa minera!

¡Por una Huelga Indefinida de la Federación Minera hasta la conquista de las reivindicaciones obreras!

Mientras tanto, el gobierno aprista de Alan García, aliado al fujimorismo y a la plutocrática Unidad Nacional, acaba de hacer aprobar por el Parlamento las adendas finales al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, que sólo espera la luz verde del Congreso de Washington para entrar en vigencia. Con este nuevo marco legal, el imperialismo norteamericano habrá dado un nuevo y serio golpe recolonizador a las masas trabajadoras peruanas. El gobierno burgués del APRA regala así el país a la burguesía imperialista y masacra a los trabajadores y estudiantes desde hace cerca de un año. Para impedir la entrada en vigor del TLC, el proletariado peruano debe encabezar una Huelga General Indefinida, aquella que la burocracia reformista de la CGTP se niega sistemáticamente a convocar.

¡Expropiación sin pago y bajo control obrero de las empresas imperialistas y privatizadas!

¡Huelga General Indefinida contra el TLC!

¡Unidad de los trabajadores de la ciudad y del campo contra el gobierno de la burguesía, para forjar las asambleas populares y una Asamblea Popular Nacional!

¡Por un gobierno obrero y campesino! ¡Por una Federación de Repúblicas Socialistas de América Latina!

1 de julio de 2007

Colectivo Revolución Permanente